PHOTO EXHIBITION ABOUT SIEGE OF LENINGRAD OPENED IN CUBA

(Information from Russkiy Mir Foundation)

Photo: Sergey Larenkov’s collage from the «Siege album»

An exhibition of photographs telling about the siege of Leningrad started it work in Cienfuegos, Cuba, the website of Rossotrudnichestvo reports.

The Museum of Defence and Siege of Leningrad prepared the exhibition. Its opening was timed to the 75th anniversary of the breakthrough of the siege.

 

More info here.

Advertisements
Posted in Uncategorized | Leave a comment

Carta a Yuri Gagarin, de Ramón Fernández-Larrea

(Publicada en Cuba Encuentro, 14 de enero de 2002).

Ingrávido y cosmopolita Yuri Alexeyevich Gagarin:

Sello cubano por el 30 aniversario del viaje al cosmos de Yuri Gagarin. Colección filatélica privada (Damaris Puñales-Alpízar)

Menos mal que todavía te recuerdo vestidito de blanco, junto a una cosa grande, verde, barbuda, desaliñada y con boina, saludando con cara de ruso alegre a la multitud por toda la calle 23, en aquellos años en que yo aún no había probado las cuchillas Astra. Mi madre me dijo: “Ése es Yuri Gagarin, el primer hombre que subió al cielo”. Yo era un niño muy listo por esa época, por eso dudaba un poco de lo de la escalera grande y otra chiquita, y me había enterado de que antes habían mandado al espacio a la perra Laika, que me caía muy bien. Y me extrañó no verla contigo. Junto a ti sólo estaba aquella cosa desaseada, barbuda y verde que nos estaba ya poniendo en órbita a todos, con el contrato de satélite que decidió él solo. Después de eso, todos los niños se empezaron a llamar Yuri, todos los perros Laika y viceversa.

Como la cosa se estaba poniendo mala y hasta había pivoteado para segunda, en México, la Sonora Matancera, yo dejé pronto de ser niño, aunque me empeñé en seguir siendo listo. A pesar de toda mi listura también estuve en órbita mucho tiempo, pero no he podido ver la tierra o “el globo terráqueo”, como se le dice ahora, (porque la tierra es de quien la trabaja) a la distancia que tú la viste, por mucha cosmogonía que me meta en el cerebelo. Siempre me ha preocupado qué pudiste pensar cuando tu cápsula espacial pasó con celeridad de bisté por la libre sobre Cuba y verla allí tan cocodrilamente desamparada. Tal vez no pensaste nada y ni sabías lo de la Sonora Matancera.

Más allá de aquella imagen imborrable que guardo, de tu uniforme blanco y tu sonrisa de guajiro estepario, al lado del lobo estrafalario, he tenido que buscarte ahora en otros lugares. Como Internet, por ejemplo. Internauta cosmogónico yo, listo y nada aniñado, he buscado de galaxia en galaxia, ahora que cosmo todos los días y mi órbita es más desorbitante. Internado en Internet he hallado datos tuyos que no cesan de darme vueltas en el globo del ojo y que surcan mi descosmunal imaginación como un sputnik fantasmal. Está bien que te hallan llamado, por aquel vuelo inaugural a dimensiones desconocidas, “Columbus del cosmos”, y que ahora hayan bautizado un cráter en la parte oscura y más alejada de la luna con tu nombre. No le resto valor a tu hazaña, pero ya hay malas lenguas eslavas sin pan que ponen en duda lo de tu pionerismo, y aseguran que en realidad no fuiste el primerito en alejarte tantos kilómetros del PCUS. De todos modos circundaste la tierra a 27 400 kilómetros de velocidad y el juego en las alturas sólo duró una hora y ocho minutos. Tendrías que sonarte un viaje a Bayamo en la cama de un KP3, a menos velocidad, pero con la misma sensación lujuriosa de estar haciendo 16 horas prohibidas para que completaras tu gozo. Ya a la altura de Sibanicú empezarías a extrañar la tierra, o pedirías a Laika por señas.

Para seguir leyendo, pinche aquí

Posted in Uncategorized | Leave a comment

A propósito de Soy Cuba y las co-producciones cubano-soviético-rusas

SOY CUBA, OCÉANO Y LISANKA: DE LO ALEGÓRICO A LO COTIDIANO. TRANSFORMACIONES EN LAS COPRODUCCIONES CUBANO-SOVIÉTICO-RUSAS

 

220px-Soy_Cuba_film_poster

 

Por motivos diferentes, entre los cuales se repiten las carencias económicas y técnicas (aunque no son los únicos), y con resultados no siempre halagüeños, la industria cinematográfica cubana ha recurrido tradicionalmente a las coproducciones. Dentro de la historia del cine de la isla pueden identificarse tres períodos principales: el pre-revolucionario, donde imperaban las coproducciones musicales con México; el revolucionario –entendido como el que va de 1959 a 1989–, donde las coproducciones obedecían más bien a compromisos políticos; y el pos-socialista –entendido como posterior al fin del socialismo europeo a principios de los noventa– en el que prevalecen las relaciones con otros países ante la incapacidad del Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficas (ICAIC) para producir películas debido a la crisis económica. En esta última etapa, llaman la atención las nuevas relaciones fílmicas que se establecen con los viejos aliados ideológicos.

Este ensayo intentará establecer una comparación entre tres coproducciones de dos de estos períodos: Soy Cuba (1964), Océano (2008) y Lisanka (2009).

Para ver el artículo completo, pinche este enlace

Lisanka

Fotograma de Lisanka.

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

I AM CUBA, RESTORED AND REIMAGINED

By Maggie Sivit for Hyperallergic

(Post and image from Repeating Islands)

 

When Soviet director Mikhail Kalatozov was commissioned to make a film about the Cuban Revolution, he set out to make a Battleship Potemkin for the Cuban people. The film he made instead, I Am Cuba(1964), was a hallucinatory, freewheeling work of communist kitsch, a pastiche of Soviet and Cuban symbolism that tried to combine camp and revolution; a sprawling story whose narratives never quite run together, all shot with a gravity-defying, always-on-the-move, “emotional” camera; a cinephile’s wet dream, the film about which Werner Herzog once said anyone who hadn’t seen it didn’t deserve to be a cinematographer. Or, that’s part of the myth surrounding the film, anyway, which also says that I Am Cuba, the first Soviet-Cuban coproduction, was hated by both countries upon its release (by the Soviets for being too artsy, and by the Cubans for being inauthentic). It remained in obscurity for nearly 30 years until it was rediscovered by the Americans, the kings of kitsch. Most recently, the new restoration by Milestone Films of this movie that is at least nominally about Cuba, brings up questions of authenticity once again.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Soviet writer Eduard Uspensky, creator of world-famous Cheburashka, dies aged 80

Soviet writer Eduard Uspensky, who created the world-famous Cheburashka character, died in Moscow aged 80, his daughter Irina told TASS on Tuesday.

Cheburashka
Foto: Damaris Puñales-Alpizar

 

Uspensky was also the creator of many other stories that were very popular, like Three from Prostokvashino. In Cuba, the cartoon based on this story was known as Leche cortada. You can see the animated film here. He was also the screenwriter of the stories based on his books and characters.

More here

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Vivienda soviética: de Moscú a La Habana y Quilpué

Fragmento del artículo de Ángelo Narváez, aparecido en la revista La Raza Cómica, de Chile.

Para leer el artículo completo, pinchar aquí.

Edificios en Cuba

Este tipo de edificios prefabricados proliferaron en las afueras de las ciudades y en el campo para la creación de nuevas barriadas en Cuba a partir de los años setenta sobre todo. Foto: Damaris Puñales Alpízar

La primera vez que se utilizó en Latinoamérica la técnica soviética de construcción de viviendas sociales por ensamble de paneles prefabricados (krupnopanelnoye domostroyenie, КПД) fue en los primeros años de la Cuba revolucionaria, cuando el ciclón Flora avanzó a través de la isla desde la provincia Oriente (hoy Holguín, Granma y Las Tunas) hasta Camagüey. La devastación que dejó tras de sí el ciclón sirvió en algún grado como mito originario de la solidaridad cubano–soviética que se abrió paso luego de la Declaración socialista del 16 de abril de 1961 y de la II Declaración de La Habana del 4 de febrero de 1962.   
La fábrica de “Gran panel soviético” inició sus trabajos de producción a comienzos de 1965 –estratégicamente en el Reparto de San Pedrito, Santiago de Cuba– para la reconstrucción de las provincias orientales. Doce años después del paso del ciclón Flora, había en Cuba más de veinte fábricas análogas repartidas a lo largo de la isla. Las fábricas cubanas tuvieron un recorrido propio y diverso en gran medida porque, ya desde antes de la Revolución, las propuestas de viviendas sociales de Antonio Quintana y José Novoa mostraron su eficacia al no necesitar ningún tipo de maquinaria pesada para la construcción. Esa eficacia fue la que popularizó al sistema “Novoa” en México, Honduras y Nicaragua (fue justamente a propósito de Nicaragua que tras la Revolución se le conociera en Cuba como sistema “Sandino”, utilizado especialmente en la construcción de escuelas rurales). En 1969, un grupo de estudiantes de arquitectura, coordinado por Fernando Salinas, sería premiado por sus paneles Multiflex en el Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos de Buenos Aires. Desde comienzos de los 70 operó en Cuba el Centro Técnico para el Desarrollo de los Materiales de Construcción y, por los mismos años, proliferaron otros sistemas de construcción gracias a la incidencia de la ingeniería yugoslava y húngara. Las fechas y los países de este contexto, cubano y global, no son fortuitos ni decorativos. 
Para 1970, el sistema KPD había entrado en un transversal desuso técnico y desprestigio político tanto en Cuba como en Europa. La necesidad de una reconstrucción barata y acelerada de la Europa de posguerra supuso un vertiginoso proceso de competencia entre fábricas especializadas en espacios habitacionales. En 1948, Raymond Camus patentó su sistema de paneles (que luego vendería a Rusia bajo el nombre de I–464 en 1956) que, tras asociarse con la fábrica Coignet, lo posicionaría de manera nada despreciable en la reconstrucción de Europa central. De la eficacia del sistema inaugurado por Camus no hay dudas. Sólo en la Unión Soviética posibilitó la construcción de millones de viviendas sociales. A nivel técnico y económico, el sistema Camus–KPD aceleró la competencia internacional que vio surgir propuestas análogas y cada vez más eficientes en Inglaterra, Dinamarca y Suecia. Y sin embargo, según Jean–Claude Croizé, las construcciones erigidas por “el sistema Camus y sus análogos contemporáneos” entre 1952 y 1958 comenzaron a ser sistemáticamente demolidas desde 1968 en adelante. 
DSC_0743

Edficios estilo soviético en Viña del Mar. Foto: Damaris Puñales Alpízar

DSC_0746

Edficios estilo soviético en Viña del Mar. Foto: Damaris Puñales Alpízar

Además de problemas técnicos asociados al aumento de la competencia inmobiliaria y el desmantelamiento estructural del estado de bienestar europeo desde mediados de los 70, las viviendas sociales prefabricadas enfrentaron problemas políticos marcados por la singularidad cultural de los espacios donde se ensayó su aplicación. En Rusia, por ejemplo, el sistema KPD distó significativamente del imaginario creativo de los primeros años de la revolución y de la proletkult sostenida por Lunacharski y Krúpskaya hasta el inapelable ascenso de los apparátchiki estalinistas hacia fines de 1920. Un imaginario que llevó a Lunacharski a juzgar y sentenciar a Dios. 
 Si bien la II Guerra Mundial supuso un suspenso en el proyecto de urbanización soviético, tras la toma de Berlín Stalin abogó casi inmediatamente por un doble movimiento de transformación espacial, asociado, de una parte, al monumentalismo propio de los edificios públicos (las Siete hermanas de Moscú) y, de otra, al funcionalismo habitacional del nuevo programa de distribución poblacional. Estos espacios habitacionales dieron forma a las stálinskie, las viviendas estalinianas que luego Kruschev denunciaría, además, como estalinistas. En la Unión Soviética de 1956 esa tenue diferencia terminológica valía el peso de toda la realidad. 
Dos años antes de presentar su Informe secreto sobre el culto a la personalidad y sus consecuencias en el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, Kruschev insinuó los principios que coordinarían los procesos posteriores de urbanización a través de una absoluta “austeridad” habitacional. La Conferencia Nacional de los Trabajadores de la Construcción de 1954 y la disolución de la Academia Soviética de Arquitectura sepultaron el modelo de urbanización estaliniana–estalinista, y las stálinski pasaron a significar espacios de prestigio partidario–hereditario que Kruschev quiso subvertir con la modelación de microdistritos (mikrorayoni) autónomos y funcionales, erigidos a partir de una reformulación de la “fanfarria” de las stálinskie: las kruschevskie del periodo 1956–1970.  
Edificios prefabricados

Edificios prefabricados en Cuba. Foto: Damaris Puñales Alpízar

Algunos recursos relacionados con este tema:

Gente prefabricada, película húngara de 1982

Ironía del destino, película soviética de 1976

KPD, documental chileno de 2012

Posted in Uncategorized | Leave a comment

They look different, but they are the same brand: Lada is coming back to Cuba

LADA

The old Lada model that has been used in Cuba since the Soviet times. Many are still running on the roads and streets.

New Lada

The new models are coming to Cuba in January.

Lada brand returns to Cuba

PARIS — AvtoVAZ said it would resume exports of its Lada cars to Cuba, starting with a shipment of 344 Vesta sedans and Largus crossovers to be used as government taxis and tourism and rental vehicles.

The new cars will arrive in Cuba in January, according to a statement from the Russian automaker, which is a subsidiary of Renault.

Lada last exported cars to Cuba in 2005. The island’s aging vehicle fleet is largely made up of cobbled-together American cars from the 1940s and 1950s, sold there before the revolution, and Soviet-era Ladas from the 1970s and 1980s.

The sale of new cars has been tightly controlled by the Castro government, with buyers needing a special permit, but rules were relaxed in 2014. However, prices remain out of reach for most Cubans, and the car ownership rate is just 20 per 1,000 inhabitants.

Renault’s midterm strategic plan for Lada, approved at the end of 2016 as the French automaker consolidated Lada into its balance sheet, calls for increasing exports from 20,000 vehicles in 2016 to nearly 200,000 in 2026.

Lada exports to 30 countries, with most sales in former Soviet states. It started selling cars in China and the UAE earlier this year.

”Cuba, among other Latin American countries, is one of our priority export markets,” AvtoVAZ CEO Nicolas Maure said in the release. “We expect to further continue Lada deliveries to Cuba in the years to come with increased volumes.”

The compact Vesta was introduced in 2015 and was the third-best-selling model in Russia in October, according to industry association AEB.

The Largus, which comes in five- and seven-seater versions, is based on the first-generation Dacia Logan and was No. 8 in the Russian market in October.

Posted in Uncategorized | Tagged , | Leave a comment